ES MOMENTO DE RENOVARSE.


ES MOMENTO DE RENOVARSE.

La tierra comienza a despertar del letargo del invierno, comienza un nuevo ciclo de renovación; el invierno está llegando a su fin y la naturaleza en su sabiduría te llama a despertar también. Así como los primeros brotes comienzan a resurgir de la tierra o de las ramas secas de los árboles, de la misma forma una pequeña llama comienza a crecer en nuestro interior.

Las culturas antiguas que se guiaban por los ciclos de la vida, reconocían a esta fecha como la fiesta de las luces o de las velas, ( the candle day), también se conoce como Imbolc que era una festividad de origen celta en honor a la Diosa Brigit, quien es conocida como la Diosa de las artes, la poesía y el fuego, por eso es que se decía que Brigit con su antorcha encendida del fuego sagrado, venía a la tierra a calentarla nuevamente. Esta fiesta también coincide con la lactancia de las ovejas, de manera que también se celebra la fertilidad de la tierra. Se ofrendaba a la tierra leche de vaca o de ovejas y se consagraban las herramientas de cultivo para el próximo año y a menudo lo hacían vertiendo whisky en el filo del arado, que ellos llamaban “Aguas de la vida”. También dejaban ofrendas de pan y queso cerca del arado para los espíritus de naturaleza. 



Te regalo un bello ritual para hoy, necesitarás:

- 12 velas blancas.
- Sal de grano
- Agua purificada.
- Aceite esencial del aroma de tu preferencia o aceite de oliva.
- Incienso del aroma de tu preferencia
- Un cordón verde o blanco
- Ten a la mano tus herramientas de trabajo (Computadora, celular, o tablet, tu agenda o algo que represente tu trabajo).




Colocate en un lugar tranquilo donde nadie te interrumpa, puedes colocar un pequeño altar con incienso, una vela (adicional a las 12 velas que se requieren para el ritual), un poco de agua en un vaso o vasija, y también puedes colocar piedras (cuarzos) o flores y alguna imagen que te inspire a conectar con la divinidad.

Colocate frente a tu altar, enciende tu vela estableciendo la intención: Que todo sea para tu mayor bien y en alineación con el amor divino. (Puedes hacer una oración que surja de tu corazón, permite que tus palabras fluyan)

Ata tus 12 velas con el cordón
1. Colócalas en una charola o en un paño limpio especial para esta ocasión y rocía sobre ellas un poco de sal, pidiendo que la sal y los minerales de la tierra purifiquen tus velas y te permitan materializar todo lo que deseas en este ciclo.
2. Toma tu atado y pásalo por encima del incienso y pide que el incienso purifique tus velas, permitiendo que te abras a la creatividad, que tus pensamientos positivos se liberen al universo y éste te conceda todo deseo de tu corazón que este alineado con el amor divino.
3. Ahora pasa tu atado por encima de la vela de tu altar y pide al fuego purificador de Brigit que limpie tu atado y que te conceda toda la energía y la fuerza en tu corazón para encender cada vela con tu intención alineada con la luz de la divinidad.
4. Después rocía tus velas tomando con tus dedos un poco del agua purificada, pide que el agua purifique tus velas y permita que fluyan hacia ti todas tus intenciones en perfecto orden y para tu mayor bien, de forma fácil y armónica.

5. Ahora desata tus velas y ve ungiendo cada una con el aceite y al untar el aceite con tus dedos ve estableciendo una intención firme y clara para cada mes hasta llegar ungir las 12 velas.



Repite el mismo procedimientos desde el paso 1 con tus herramientas de trabajo, recuerda que cada paso es simbólico así que basta con una gotita de cada elemento para consagrar tus herramientas.

Recuerda hoy encender la primera de tus 12 velas hasta que se consuma y el día primero de cada mes ve encendiendo las velas restantes, manten tu atención en aquello que has decretado en cada una y confía en que te será dado.

Agradece desde lo profundo de tu corazón, reconoce la llama de tu espíritu encendida y vibrando en amor y en serenidad; y siente o imagina que aquello que deseas ya es tuyo, visualiza como todo se concreta en perfecto orden y de la forma más rápida y armónica, para tu mayor bien y el de los que están a tu alrededor.

Agradece a la divinidad que hay en ti, a tu ser superior tal cual tú lo concibas y termina el ritual dando unas palabras de agradecimiento que emanen de tu corazón.

Feliz Fiesta de la Luces!

Lili Moon
Fundadora de Mujeres de la Tierra.

Comentarios

Entradas populares